Diente Sangrante

Hongo

O Diente del Diablo, pero a mi me parece algo mucho mas inquietante y no tan inocente como un pastel de nata con sirope de fresas. Llega el otoño y es la época de las setas, y a veces nos encontramos con raros ejemplares como este Hydnellum peckii observado cerca del estrecho de Mesones (Albacete) en 2007. Curiosamente no hay muchas citas de este hongo en España.

No es comestible, no por ser venenoso si no por su sabor amargo. La “sangre” que posee es además un poderoso anticuagulante, la atromentina.

Al fondo se observa otro ejemplar, sin las características gotitas rojas de su superficie.

Actualización 11/11/2016:

El pasado 4 de noviembre se falló el concurso de fotografía de la Semana Micológica de Albacete, en el que resultó premiada esta foto por el jurado, consiguiendo un accésit. Aunque de las cinco fotografías que presenté creo que hay otras con mejor calidad, esta es, ciertamente muy interesante y llamativa, por esas gotas rojas que la hacen tan extraña, tan de otro mundo. Estos pequeños premios siempre animan mucho a seguir haciendo fotos, así que espero poder tener alguna digna sucesora para el concurso del año que viene…

Anuncios

Como empezó todo

Nepenthes miranda

Nepenthes miranda, híbrido de planta carnívora (N. maxima x N. northiana) en el Jardín Botánico de Madrid (creo que la foto es de enero de 2005). A muchos nos fascinan las plantas carnívoras. Quizás atraídos por la curiosidad en un primer momento, es fácil sorprenderse con la variedad de estrategias de captura que utilizan para retener y digerir a sus presas.

No es una gran foto, pero supuso que ganara el premio de fotografía del departamento de Ecología de la Universidad de Alicante en 2005. El premio era una máquina compacta Canon, la primera cámara digital que he tenido. Lo cierto es que viniendo del mundo de las cámaras réflex (la primera que cogí es una de mi madre, que todavía tenemos guardada y que sin duda funciona perfectamente), una compacta me ofrecía poco, aunque la estuve exprimiendo durante varios años, al final terminé por caer en una réflex digital.

Lo cierto es que no hay color entre lo que ofrecían por aquel entonces las digitales y lo que permiten hacer ahora. Sin duda hoy cualquier cámara incorporada en un teléfono móvil ofrece mas definicion y luminosidad que aquellas primeras compactas. Ni que decir tiene sobre las cámaras con carrete, cuyo coste de revelado ya las hace insostenibles.

 

Observador

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta foto es producto de la suerte. Como muchas.

La foto fue tomada un caluroso día de julio en las proximidades de Yeste (Albacete) al lado de una carretera. El saltamontes estaba metido en un matorral, protegido del sol del exterior. Yo tenía en la mano la cámara y un objetivo de 150mm en la mano, así que no dudé en colocarlo y tratar de hacerle una foto. Todavía hacía poco tiempo que tenía en mis manos una cámara digital, así que en lugar de hacer una buena ráfaga de fotos hice apenas un par. La suerte es que una de las fotos estuvo bien enfocada y captó el momento en que los ojos compuestos del saltamontes ofrecían un cambio en la opacidad de la córnea, apareciendo ese efecto a modo de “pupila” en el ojo del animal. He de reconocer que aunque no estaba buscado el desenfoque de las antenas, redondeó la imagen al eliminar elementos de distracción del primer plano.

La fotografía la presenté en 2007 al Ier Concurso de Fotografía Científica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Alicante, dónde realicé mis estudios en Biología. La buena noticia es que conseguí el primer premio, con una dotación económica de 300€.

Nunca un saltamontes me había dado tanta alegría.

P.D. Al hilo de lo comentado en la entrada “Astucia“, los ojos le dan a los animales una intencionalidad artificial a sus actos, ¿me estaba mirando?