Liebre europea o liebre común

Liebre europea

La primera vez que vi una en Suecia pensé que era algo extraño. Una liebre del tamaño de un perro pequeño andando a sus anchas por la nieve. Luego con el paso de los meses me he ido acostumbrando a estos animales, aunque no dejan de llamarme la atención.

Son grandes, mucho. Viven en los jardines de las casas y los parques públicos de Uppsala, y salen a comer hierba sin ningún miedo durante el día. Puedes permaneces en silencio a 5 metros de una de ellas si está tranquila y no te ve como una amenaza. Evidentemente, en cuanto cree que puedes convertirte en un cazador potencial sale brincando y huye hacia su madriguera.

Las liebres “domésticas” de Uppsala son liebres europeas (Lepus europaeus) que están muy bien adaptadas a la vida junto a los humanos. Son prolíficas y astutas, dos factores que pueden suponer, bajo las condiciones adecuadas, el éxito de la especie. Sin duda el que haya liebres en casi todos los continentes de la Tierra (exceptuando la Antártida) es una claro ejemplo de la gran capacidad de adaptación de estos lagomorfos.

Anuncios

Capra pyrenaica

Antes de nada quería comentar brevemente el por qué esta entrada va dedicada al mundo de las cabras salvajes. Y es que el próximo lunes 14 presentará su tesis doctoral una persona muy especial a la cual le quiero desear que todo salga mejor que bien. El 14 a las 12:30 Irene Ureña Herradón defenderá su tesis titulada “Paleogenética de la cabra montés y el íbice alpino: un estudio microevolutivo” en el Salon de Grados de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid.

Tesis Irene

Quisiera que sirviera esta entrada también para hablar un poco de la cabra montés (Capra pyrenaica), un ungulado interesante y curioso. Como todos sabemos la cabra es un animal salvaje, de grandes cuernos que poseen tanto los machos como las hembras. Viven en terrenos escarpados y roquedos y se alimentan de prácticamente cualquier hierba que crezca entre las piedras (o encima de ellas). La cabra montesa ibérica es un endemismo de la Península Ibérica que en los últimos siglos ha sufrido la pérdida de dos de sus cuatro subespecies. A pesar de los esfuerzos de conservación llevados a cabo en los pirineos por recuperar al bucardo (Capra pyrenaica pyrenaica) esta subespecie desapareció en el 2000.

También existe controversia sobre como llegó la cabra salvaje a Europa occidental desde su zona de origen, localizada en el creciente fértil. Existen dos hipótesis enfrentadas para explicar la llegada del genero Capra a Italia, Francia y España y Portugal. La primera implica la llegada en dos olas de migración distintas en el tiempo (una primera entre las glaciaciones Riss y Würm y otra posterior hace unos 120.000 años) y la segregación de los descendientes de estas dos olas migratorias en Capra ibex y Capra pyrenaica, cada una de ellas al norte y al sur de los pirineos. Otra hipótesis supone una sola ola migratoria de la cual aparecieron dos especies distintas, lo que supondría que el íbice alpino y la cabra montesa son hermanos evolutivos, conformando un clado de cabras salvajes de Europa occidental. Como podéis imaginaros la tesis que se presentará nos aportará algo de luz sobre estos temas, estudiando genéticamente no sólo cabras modernas si no también fósiles de hace mas de 40.000 años.

Para terminar, quisiera comentar brevemente las fotos. Fueron tomadas el pasado 2014 durante el periodo de excavación de los yacimientos de Pinilla del Valle. Aproveché el día libre para subir al Cabeza de Hierro y tomar alguna foto. No fue difícil encontrar este rebaño de juveniles y de hembras, que ademas posaron sin ningún pudor para la cámara. En dos de las fotos se pueden reconocer algunos elementos como el embalse de Manzanares o las antenas de la Bola del Mundo.

El oso está triste

Oso

 

Osa en el Valle del Trubia, Asturias. Desde 2008 aquí viven en cautividad Paca y Tola, dos osas recuperadas de cazadores furtivos que no han podido ser reintroducidas en el medio natural debido a su adaptación al contacto con humanos. Sin embargo a escasos metros existe un gran cercado donde los osos salvajes viven en libertad. Junto a este discurre la Senda del Oso, un camino que nos lleva a ver alguno de los aspectos mas bonitos del Valle del Trubia (tambien llamado Valle del Oso).

Como reflexión, ¿es el lugar el adecuado para que vivan estos animales? pienso que quizás se merecerían algo menos antropizado. Quizás me equivoque, pero la mirada y la conducta inquieta de la osa me hacen pensar que deberían tener un refugio mucho mejor.

De parada obligatoria es El Sabil, buena comida y buen ambiente dónde degustar algunos de los platos típicos de la zona.

Aquí me quedo

Ratonescondido

 

Todos aquellos que nos dedicamos a fotografiar animales nos damos cuenta de lo sencillo que es capturar algunos mientras que otros son esquivos y difíciles de encontrar. Las aves suelen ser asustadizas, y es necesario de grandes objetivos para poder tomarles un buen primer plano. Otros son de hábitos poco propicios para la fotografía, como los animales nocturnos.

La foto que precede estas líneas fue, como muchas, resultado de la suerte de ver a un pequeño ratón de campo (Apodemus sylvaticus callipides) escabullirse hasta su madriguera. Luego preparé mi objetivo de mayor aumento y me comí un plátano, dejándole un pellizco del mismo, como cebo oloroso, en la puerta de su escondite. No pasó mucho tiempo hasta que se asomó por el agujerillo, aunque no conseguí que saliera del todo a pesar de esperar con paciencia que se atreviera a dar un paseo para explorar que es eso que huele tan raro.

Tengo la intención de volver a hacerle una visita al ratón, quizás con algunas semillas secas para volver a tentarlo a salir.

Astucia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   Los ojos dicen mucho de una persona y de un animal. Tanto en la vida cotidiana como en una fotografía. El zorro que fotografié es un confiado zorrito que estaba sentado a un borde de la carretera. Logramos que se acercara cuando lo tentamos con un bocadillo de salchichón, acto que aproveché para hacerle una buena foto con bastante zoom. Mientras hacia fotos uno de mis amigos me capturó con su móvil mientras estaba echado sobre el suelo. Se pude ver el zorro, sin miedo, a pocos metros de mi ubicación. Merida, Maiden, Monfragüe - 141 Para terminar la entrada os dejo con otras fotos que tomé del zorro, pero que no tienen la calidad de la primera. Sin título-1