Lagarto Ocelado (y pasajera)

Lagarto Ocelado

 

Es muy común encontrarse en excavaciones arqueológicas a ejemplares de animales “atrapados” en los cortes abiertos. En este caso no sólo el lagarto ocelado (Timun lepidus) no estaba atrapado, si no que los excavadores estamos seguros que es un sitio que le debe de gustar, quizás por que caerán pequeños mamíferos e insectos también al agujero, quizás por que es una forma de protegerse del sol tórrido de agosto, o quizás por que es un buen lugar para cazar moscas (si, como esa grande que lleva en la espalda).

El lagarto ocelado es un buen trepador, así que aunque muchas veces nos empeñemos en salvar a los pobres animales de morir ahí abajo de hambre, si el lagarto quisiera subiría por las paredes verticales sin mayor problema.

Esta fotografía pertenece a la excavación paleontológica de Pinilla del Valle, Madrid. El corte es en un abrigo dónde se han encontrado cientos (o mas bien diría miles) de restos de talla de silex y cuarcita, el abrigo de Navalmaíllo. Por cierto, la foto fue tomada en la campaña de 2014.