Calabazas

Calabazas

Mas frutos de otoño, coloridos y sabrosos, pues para eso se han pasado todo el verano creciendo y acumulando nutrientes. Las calabazas (Cucurbita pepo) destacan por su variedad de formas, texturas y colores, siendo una de las verduras mas diversas. Proceden de mesoamérica, aunque es un cultivo distribuido por casi todo el mundo y con un amplio aprovechamiento en casi todas las tradiciones gastronómicas.

La foto es de un supermercado del centro de Uppsala.

Musgos y hepáticas en el Calar del Mundo

Musgos del Calar

Marchantias

No puedo evitarlo. Voy por el bosque y voy buscando “lo que toque”, si es otoño intento encontrar setas, no para cogerlas si no pienso consumirlas, si no por identificarlas. Si es primavera mi vista busca flores e insectos escondidos, así como animalillos saliendo de su letargo. Si no hay nada que llame mi atención me voy a las plantas, que también tienen su encanto.

Las hepáticas (segunda foto) son un grupo de briofitos muy interesante, su morfología foliar (las “hojas” recuerdan a un hígado y de ahí su nombre y la creencia que su consumo sería beneficioso para curar las enfermedades que afectan a este. Las estructuras a modo de paraguas o seta que salen de las hojas son las productoras de esporas, unicelulares y que generarán un gametofito completo.

En la primera foto podemos ver una mezcla de musgos, los briofitos mas conocidos y en el que se observan en primer plano multitud de esporofitos, que es una de las formas del ciclo vital de estas plantas.

Las hepáticas, así como los musgos, y las antoceras carecen de tejidos vasculares, así que para obtener el agua necesaria para la fotosíntesis necesitan cogerla del medio, por eso muchas de ellas viven en zonas muy húmedas.

De nuevo, nieve

El árbol

Esta foto no es reciente, es justamente del 7 de enero de este año. Al principio no me pareció llamativa, pero con el tiempo la he mirado con otros ojos (sobre todo cuando estás una temporada en España y te olvidas de como era eso de andar sobre 10 centímetros de nieve todos los días).

Ya estoy de vuelta en Suecia y lo cierto es que el paisaje ha cambiado mucho. No es que haya desaparecido la nieve por completo, pero ahora son pequeños montones entre la hierba, que se empeña en salir incluso con el poco sol que nos llega a través de las nubes. Y lo mas importante es que el frío ha disminuido mucho. De los -15ºC que solíamos tener en enero (creo que el día de la foto fue un día especialmente frío, alrededor de los -22ºC) hemos pasado a estar entre 0 y -2ºC. ¡Y vaya si se nota!

¡Mas orquídeas!

Ophris speculum

No puedo evitarlo. La semana pasada subí una foto de una Ophris speculum, una orquídea europea que imita a las abejas y las engaña con su labelo velloso y sus coloraciones tan llamativas. La anterior foto la realicé con el móvil, así que he vuelto a la misma zona para hacer una serie de fotos mejores con mi cámara reflex.

Esta vez he encontrado muchas mas plantas en el campo, al menos he podido contar casi 10 pies, de los que al menos 4-5 estaban en floración (con el tallo floral ya emergiendo de su bulbo).

Su época de floración normal esta comprendida entre mediados y finales de marzo, y debido a las altas temperaturas de este año en España se han adelantado casi un mes. Esperemos que su insecto polinizador, Dasyscolia ciliata, no falte a su cita.

P.D. Por si no os habéis dado cuenta, el epíteto ciliata y el borde velloso de esta orquídea nos indican que la avispa polinizadora debe de tener unos preciosos pelos o setas.

Ophris speculum – Foto de la semana 7

Ophris speculum

El pasado miércoles tuve un rato libre por la mañana así que me fui hasta el cabo de Santa Pola, para pasear por los alrededores del faro. Hacía un día bonito, de febrero, pero con sol. Tanto que me senté al borde del acantilado para comerme un par de mandarinas frescas y dulces.

Paseando me encontré con una pequeña Ophris (reconozco que este género me encanta, y las busco allí por dónde voy) y como no llevaba la cámara de fotos a mano, al final le hice unas cuantas fotos con el móvil (con desigual resultado). Es característico de esta especie, Ophris speculum, el colore azulado de su labelo y las vellosidades marrones de su margen. El ejemplar de la foto es pequeño, pero cuando están completamente desarrolladas se ve bien su parecido con una abeja.