Golondrina daúrica

Golondrina daurica

Todos los años vuelven las oscuras golondrinas, a hacer su nido sobre la luz de la entrada del la casa de unos familiares que todos los años tienen también la paciencia de aguantarme a mi cuando migro hacia Cádiz. Este año, tenían a una pareja inquieta y hemos esperado a que salieran del nido para ver si habían llegado a poner huevos. Y ahí habían dejado 5 pequeños huevos de golondrina. Dos días después encontré justo debajo del nido un pedazo de cascarón roto, y sólo podía significar que los polluelos habían empezado a salir del cascarón. Con la ayuda de un espejo de baño, y procurando no espantar a los padres miramos el nido de nuevo y allí estaban los 5 huevos convertidos en 5 polluelos rosados.

Desde ese momento los padres no dejaban de hacer viajes para llevar comida a las bocas hambrientas que tenían que alimentar. Da pena ver como apenas pueden descansar los padres, dando todo el calor que pueden a los recién nacidos, intentando pasar desapercibidos de los amenazadores humanos.

Con tanta entrada y salida de golondrinas, un domingo por la tarde se posó una de ellas sobre una rama del jardín, y justamente tenía mi cámara a mano, para poder tomar una fotografía de esta preciosa golondrina daúrica (Cecropis daurica). Se diferencia de la golondrina común por que la daúrica no tiene el collar negro tan característico de la primera. Otra característica a tener en cuenta  para diferenciarlas es el vientre blanco sucio, a veces incluso parduzco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s